Bitácora de literatura: traducción de poesía, sátiras, poemas, fábulas, epístolas, epigramas, aforismos, crónicas, antologías...

domingo, 22 de abril de 2012

Francisco Trejo (1987): La cobija de Ares.


Si bien las redes sociales son banalizadas frecuentemente, esto no depende sino de quienes se valen de ellas para expresar su personalidad. Sin embargo, por el ciberespacio también “navegan” personas inteligentes en busca de caracteres afines, con los cuales compartir su mundo. Frecuentemente, nos olvidamos del potencial que alberga la red, dándolo por hecho, como si siempre hubiéramos disfrutado de sus beneficios.

En fin, a partir de las redes, conocí a Íaz Aviolus, quien me presentó “virtualmente” a Francisco Trejo —habrá que acostumbrarnos a esta “nueva dinámica” de conocer a nuestros congéneres por medio de la computadora, antes de hacerlo personalmente.

Cualquier expresión humana que tenga el propósito de comunicar algo —incluidas las actuales; por ejemplo, las redes sociales—, no es sino un mensaje dentro de una botella lanzada al mar, y basta que alguien la encuentre, saqué el mensaje que hay dentro de ella, y lo lea para que surja la empatía.










Francisco Trejo (Ciudad de México, 1987). Estudió la licenciatura en Creación Literaria en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Segundo lugar del Premio Nacional de Poesía “José Emilio Pacheco” al Estudiante Universitario 2013, Ganador del VIII Premio Nacional de Novela y Poesía Ignacio Manuel Altamirano 2012, mención honorífica del Concurso 43 de Punto de Partida 2012, mención honorífica del Premio de Literatura Joven Max Rojas 2011 y mención honorífica del Premio Nacional de Poesía José Emilio Pacheco 2011. Obra publicada: Rosaleda, Rojo Siena Editorial, 2012; La cobija de Ares, Praxis, 2013. Obra en proceso de publicación: El Tábano canta en los hoteles.










Liga para conseguir La cobija de Ares. 


También se puede pedir en librerías Educal.

De acuerdo con el autor, La cobija de Ares —libro que se divide en cinco secciones: La venida del héroe, La guerra y las espadas, Los enredos del laberinto, Otros mitos amorosos y Los monstruos de las sábanas.










I.
El Viagra vs. la guerra

Menelao,
lamento que en tu época
no existiera la pastilla azul
─garantía de esposas fieles─;
conociéndola,
no hubieras perdido el tiempo
encima de tu caballo
tratando de matar a Paris
─hubieras pasado los días
                    montando a Helena─.



II.
Precaución del amante

Para invadir a Furcia
me protejo con látex:
la bestia de su laberinto
termina con la vida
             de sus amantes. 



III.
Cornamenta

Minos, Asterión es tu vástago.
No te quiebres la cabeza con la duda:
¡son idénticos!
               ¿Acaso no ves tus cuernos?



IV.
Aguzar la espada

Minotauro Aurelio,
sé que me odias
y que anhelas matarme
porque visito tu vivienda.
Algún día
vamos a enfrentarnos,
por eso afilo mi espada 
        en la vulva de tu esposa.



V.
El fuego de una fémina

Ay, Aurelio,
¿cómo no te voy a ser infiel
si tu ave Fénix se consume en mi fuego
                                          cada 1000 años?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada