Bitácora de literatura: traducción de poesía, sátiras, poemas, fábulas, epístolas, epigramas, aforismos, crónicas, antologías...

viernes, 5 de septiembre de 2014

Autor invitado: Poemas de Juventino Gutiérrez Gómez (1985).

[Poemas breves]



Ultrajada

Gabriela declara en la Procuraduría de Justicia
que cuatro individuos la violaron. Y entre sollozos
confiesa lo mal que montaban los jinetes.





La cazadora

Desde hace tiempo ella desea ser cazadora.
Ayer por la noche, con cuchillo en mano,
comenzó a practicar con la bestia de su esposo.





Pacto

La bala pactó
con el cuerpo
del hombre.





Embestida

Ella no sabe nada de establos;
jamás vio una vaca ni un toro;
sin embargo, su iniciativa es admirable:
Torear a los automóviles,
aunque su primer intento fallara.





Aperitivo

Los periódicos están en ayuno por la nueva de hoy:
—la renuncia del Papa.
 A muchos les cayó la noticia
como neblina ante los ojos. No entristezcan,
fieles cristianos, mañana los periódicos
saborearán su acostumbrada carne roja.





Borrador

Las mujeres siempre exigen estar en un poema.
Está bien, Leticia, acepto que vivas
entre estos versos que se dirigen a la hoguera.





Delito

Ana
por ahí se rumora
que ya estiraste la pata:
tu delito,
haber estirado
las piernas sobre mi cuerpo.





Cabalgadura

Hermoso corcel, déjame montarte en este establo.
No relinches ni repares; mi amado duerme
y no quiero preocuparlo nuevamente.










Del poemario Sol de los muertos



II

Un pino ocote es memoria encendida.
Es llama en plena juventud
de día y noche.

Tiene la fuerza montañosa
y la agilidad de un coyote.

Un pino ocote es un huésped
brilla con su presencia
en las casas de los pueblos.





IV

Dicen los abuelos
—el ocote es el sol de los muertos
porque en la otra vida no hay luz—

Todas las mañanas
salgo a cortar leños
para iluminar a mi padre.





V

Los ocotes no saben de humo
tienen alma camaleónica
de un segundo a otro
cambian a roja ceniza.





VI

Con mandato divino
Dios dictó
—hágase el ocote—
y éste retoñó luces
en todo el cuerpo de la serranía.





VII

El pájaro es el acento del pino ocote.





X

La fogata cruje.
Según leyenda de los antepasados
quiere decir que llegará una visita
perteneciente al árbol genealógico.

Ansioso porque llegue la sorpresa
le sirvo más leños a la lumbre
y una cascada de crujidos crece
dentro de las espirales naranjas.

La fogata llama y llama
no llega nadie
ya no hay ocotes
que sacrificar.














Juventino Gutiérrez Gómez

Nació en Tlahuitoltepec Mixe, Oaxaca, en 1985. Estudió la licenciatura en Creación Literaria en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Funge como Promotor Cultural. Actualmente coordina el Círculo de Lectura —proyecto de la UACM— e imparte el Taller de Creación Literaria básico en la Casa del Arte Xochimilco.

Ha publicado en diversos sitios virtuales: Letralia, Nocturnario, El humo; además de la revista Molino de Letras de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACH).

Su poesía se antologó en el libro Los Coleópteros Enfebrecidos, publicado por la UACM, así como en Poetas de Reserva, coedición de Conaculta, Bellas Artes y el Gobierno de la Ciudad de México.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada