Bitácora de literatura: traducción de poesía, sátiras, poemas, fábulas, epístolas, epigramas, aforismos, crónicas, antologías...

jueves, 12 de julio de 2012

Greguerías de Ramón Gómez de la Serna (1888-1963). Primera parte: Las letras.



Para Samuel Castañeda.








Ramón Gómez de la Serna (1888-1963). Nació en Madrid y murió en Buenos Aires, Argentina. Escritor, periodista y biógrafo vanguardista español.

Fue el creador del género literario conocido como greguería que se define como “agudeza, imagen en prosa que presenta una visión personal, sorprendente y a veces humorística, de algún aspecto de la realidad”.

“Ramón”, como gustaba ser llamado, se refiere al género que inventó como: “el atrevimiento de definir lo indefinible, a capturar lo pasajero, a acertar lo que puede no estar en nadie o puede estar en todos.”

Asimismo, definió el concepto a partir de la siguiente ecuación:



Metáfora + Humor  = Greguería




En esta primera entrega, seleccioné algunas greguerías que se relacionan con la lengua en su forma más elemental: las letras, ya que como escribiera el propio Ramón: “El alfabeto es un nido de pájaros del que proceden bandadas y bandadas de palabras.”







A, e, i, o, u: las cinco notas del piano humano.  


La A es la tienda de campaña del alfabeto.


La A es la tienda de los apaches.


La B es el ama de cría del alfabeto.


La C es la galletita mordida.


La D mayúscula de cada domingo es siempre diferente.


La F de Felicidades debe ser firuleteada.


La F es el grifo del abecedario.


La G es la C que se ha dejado bigote y perilla.


La hache es la escalera del abecedario.


La h es una letra tan transparente y tan muda, que no es raro que a veces no nos demos cuenta de que no está en la palabra en que debiera estar.


La i es el dedo meñique del alfabeto.


No sé por qué la I mayúscula ha de quedarse sin su punto.


La K es una letra con bastón.


La L parece largar un puntapié a la letra que lleva al lado.


Negaros a agarrar la L negra de la pistola.


La M siempre se sentirá superior a la N.


La ñ revolotea la lombriz caligráfica.


La ñ dice adiós con su pañuelo a los niños y ñoños.


La eñe tiene el ceño fruncido.


La Ñ es la N con bigote.


La O es el bostezo del alfabeto.


La O es la I después de comer.


La q es la p que vuelve de paseo.


La Q es un gato que perdió la cabeza.


El cisne es la S capitular del poema del estanque.


La S es el anzuelo del abecedario.


La T está pidiendo hilos de telégrafo.


La T es el martillo del abecedario.


La U es la herradura del alfabeto.


La ü con diéresis: dos íes siamesas.


La ü con diéresis es como la letra malabarista del abecedario.


La W es la M haciendo la plancha.


La X es la silla de tijera del alfabeto.


La X es el corsé del alfabeto.


La Y es la copa de champaña del alfabeto.


La Zeta es un siete que oye misa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada