Bitácora de literatura: traducción de poesía, sátiras, poemas, fábulas, epístolas, epigramas, aforismos, crónicas, antologías...

jueves, 12 de julio de 2012

Cincuenta greguerías de Ramón Gómez de la Serna (1888-1963).


Para mis jóvenes y talentosos amigos del Gerión de Poesía:
Íaz Aviolus, Francisco Trejo, José P. Serrato y Juven Gutiérrez.











Más que hacer un análisis teórico sobre la greguería, deseo compartir las sensaciones que he experimentado a partir de su descubrimiento.

A decir verdad, desde hace tiempo tenía conocimiento de la existencia de estos pequeños textos, y aunque no recuerdo con certeza, supongo que en otra etapa de la vida los leí.

Sin embargo, fue hasta hace poco que adquirí un libro que compilaba algunas de ellas —se cuenta que Gómez de la Serna escribió ¡más de diez mil greguerías!

Había visto el ejemplar durante visitas anteriores a ferias y librerías, y por más inverosímil que parezca, sentía como si hubiera un vínculo entre nosotros: como si la curiosidad me invitara a leerlo.

Después de hacerlo, puedo afirmar que, en efecto, “Ramón” y yo estábamos predestinados a encontrarnos.

He disfrutado muchísimo de las greguerías no sólo por lo que dicen con su brevedad contundente, sino también por la estimulación mental —el redescubrimiento del mundo cotidiano— que generan tanto literaria como vitalmente.

Ahora cuando salgo a la calle se me presentan por doquier “greguerías vivas” que se convierten en palabras.

Como me ha ocurrido con otros géneros, comencé imitando al maestro, y después de algunos ensayos, he logrado apropiarme de la esencia.

La aparente facilidad de estos “aforismos humorísticos”, los cuales, sin embargo son desconcertadores, perturbadores, deslumbrantes..., siembran la incertidumbre en quien los lee por primera vez de que habrá que releerlos para comprender cabalmente tanto su significado como su sentido.

Para cerrar con esta breve presentación, transcribo algunas reflexiones y definiciones sobre las greguerías, hechas por su propio creador. Mi homenaje y mi gratitud a Ramón Gómez de la Serna:



“Desde 1910 me dedico a la greguería, que nació aquel día de escepticismo y cansancio en que cogí todos los ingredientes de mi laboratorio, frasco por frasco, y los mezclé, surgiendo de su precipitado, depuración y disolución radical, la greguería. Desde entonces la greguería es para mí la flor de todo lo que queda, lo que vive, lo que resiste más al descreimiento. La greguería ha sido perseguida, denigrada, y yo he llorado y reído por eso entremezcladamente, porque me ha dado pena y me ha hecho gracia.”


“Una greguería no se busca, sino que surge espontáneamente en la mente del poeta, es la impresión de un objeto en la mente del poeta.”


“Una greguería es el buscapiés del pensamiento.”





1.
Al oír la noticia se desmayó el sofá.


2.
El peine es pentagrama de ideas muertas.


3.
¡Qué tragedia! Envejecían sus manos y no envejecían sus sortijas.


4.
La herencia es un regalo por el que hay que dar mucha propina.


5.
Lo peor de la ambición es que no sabe bien lo que quiere.


6.
Mete tanto ruido una cucharilla al caer porque es el niño de los cubiertos el que se ha caído.


7.
Las gaviotas nacieron de los pañuelos que dicen ¡adiós! en los puertos.


8.
Botella: sarcófago del vino.


9.
Los cigarros son los dedos del tiempo que se convierten en ceniza.


10.
La timidez es como un traje mal hecho.


11.
El sostén es el antifaz de los senos.


12.
La guillotina fue la máquina de afeitar que inventó la Revolución francesa.


13.
La idiosincrasia es una enfermedad sin especialista.


14.
Las criadas se exceden en el esmero de encerar los pisos para ver si así se resbalan y se matan sus señores.


15.
Un tumulto es un bulto que les sale a las multitudes.


16.
Los globos de los niños van por la calle muertos de miedo.


17.
La pulga hace guitarrista al perro.


18.
El tiempo sabe a agua seca.


19.
Las serpientes son las corbatas de los árboles.


20.
El café con leche es una bebida mulata.


21.
El ventilador afeita la barba al calor.


22.
Abrir un paraguas es como disparar contra la lluvia.


23.
La muerte es hereditaria.


24.
Los cocos tienen dentro agua de oasis.


25.
El bebé se saluda a sí mismo dando la mano a su pie.


26.
Los paraguas son viudos que están de luto por las sombrillas desaparecidas.


27.
Si os tiembla la cerilla al dar lumbre a una mujer, estáis perdidos.


28.
Era tan mal guitarrista, que se le escapó la guitarra con otro.


29.
El pez está siempre de perfil.


30.
La aurora siempre se sorprende de vernos aún vivos.


31.
El mapamundi nos sirve el mundo como un par de huevos fritos.


32.
La amnistía es la amnesia del delito.


33.
El antropófago es el consumidor que se come al consumidor.


34.
El elefante es la enorme tetera del bosque.


35.
Cada estornudo apaga una velita de nuestros futuros cumpleaños.


36.
No hay que tirarse desde demasiado alto para no arrepentirse por el camino.


37.
La crítica suele ser un impuesto que falsos agentes de la autoridad imponen al libro.


38.
El lápiz sólo escribe sombras de palabras.


39.
Bajo el árbol no llueve mientras llueve, pero comienza a llover después de que ha llovido.


40.
El ascensor está lleno de seriedad.


41.
Hay árboles que dan gritos verdes.


42.
El pulpo es la mano que busca el tesoro en el fondo del mar.


43.
Hay unos potentes gemelos de carreras que empujan al caballo que quieren que gane.


44.
Golondrina: bigotes postizos del aire.


45.
Lo malo es que al final se desnuca la vida.


46.
Aquella mujer me miró como a un taxi ocupado.


47.
Algo se juega uno al echar los dados de hielo en el vaso.


48.
En los conciertos debían registrar a la entrada para que no dejasen pasar ninguna tos de contrabando.


49.
La popularidad es que nos conozcan los que no conocemos.


50.
En las grandes solemnidades llenas de personajes uniformados parece que hay algunos repetidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada