Bitácora de literatura: traducción de poesía, sátiras, poemas, fábulas, epístolas, epigramas, aforismos, crónicas, antologías...

domingo, 30 de marzo de 2014

Traducciones sueltas. Parte II.






T. S. Eliot (1888-1965)



Ash Wednesday

I

Because I do not hope to turn again
Because I do not hope
Because I do not hope to turn
Desiring this man’s gift and that man’s scope
I no longer strive to strive towards such things
(Why should the aged eagle stretch its wings?)
Why should I mourn
The vanished power of the usual reign?

Because I do not hope to know again
The infirm glory of the positive hour
Because I do not think
Because I know I shall not know
The one veritable transitory power
Because I cannot drink
There, where trees flower, and springs flow, for there is nothing again

Because I know that time is always time
And place is always and only place
And what is actual is actual only for one time
And only for one place
I rejoice that things are as they are and
I renounce the blessed face
And renounce the voice
Because I cannot hope to turn again
Consequently I rejoice, having to construct something
Upon which to rejoice

And pray to God to have mercy upon us
And pray that I may forget
These matters that with myself I too much discuss
Too much explain
Because I do not hope to turn again
Let these words answer
For what is done, not to be done again
May the judgement not be too heavy upon us

Because these wings are no longer wings to fly
But merely vans to beat the air
The air which is now thoroughly small and dry
Smaller and dryer than the will
Teach us to care and not to care
Teach us to sit still.

Pray for us sinners now and at the hour of our death
Pray for us now and at the hour of our death.



[Traducción]

Miércoles de ceniza

I

Porque no espero volver otra vez
porque no espero                                                          
porque no espero volver
deseando el don de este hombre y el alcance de aquel hombre
ya no me esfuerzo por esforzarme hacia tales cosas 
(¿por qué habría de desplegar sus alas el águila vieja?)
¿por qué habría yo de lamentar
el desaparecido poder del reino habitual?

Porque no espero conocer otra vez
la endeble gloria de la hora positiva
porque no pienso
porque sé que no conoceré
el único verdadero poder transitorio
porque no puedo beber
ahí, donde los árboles florecen y las fuentes fluyen, porque ahí no hay nada otra vez

Porque sé que el tiempo es siempre tiempo
y el lugar es siempre y sólo lugar
y lo que es real es real sólo por una vez
y sólo para un lugar
me regocijo de que las cosas sean como son y
renuncio al rostro bienaventurado
y renuncio a la voz
porque no puedo esperar volver otra vez
por consiguiente me regocijo, teniendo que construir algo
de qué regocijarme

Y ruego a Dios que tenga piedad de nosotros
y ruego que yo pueda olvidar
esos asuntos que discuto demasiado conmigo mismo
explico demasiado
porque no espero volver otra vez
deja que estas palabras respondan
por lo que se ha hecho, para no hacerse nuevamente
ojalá el juicio no sea demasiado pesado para nosotros

Porque estas alas ya no son alas para volar
sino simplemente abanicos para batir el aire 
el aire que está ahora completamente menudo y seco
más menudo y más seco que la voluntad
enséñanos a preocuparnos y a no preocuparnos
enséñanos a sentarnos quietos.

Ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.
Ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte.








Carl Sandburg (1878-1967)



Chicago

   Hog Butcher for the World,
   Tool Maker, Stacker of Wheat,
   Player with Railroads and the Nation’s Freight Handler;
   Stormy, husky, brawling,
   City of the Big Shoulders:

They tell me you are wicked and I believe them, for I have seen your painted women under the gas lamps luring the farm boys.
And they tell me you are crooked and I answer: Yes, it is true I have seen the gunman kill and go free to kill again.
And they tell me you are brutal and my reply is: On the faces of women and children I have seen the marks of wanton hunger.
And having answered so I turn once more to those who sneer at this my city, and I give them back the sneer and say to them:
Come and show me another city with lifted head singing so proud to be alive and coarse and strong and cunning.
Flinging magnetic curses amid the toil of piling job on job, here is a tall bold slugger set vivid against the little soft cities;
Fierce as a dog with tongue lapping for action, cunning as a savage pitted against the wilderness,
   Bareheaded,
   Shoveling,
   Wrecking,
   Planning,
   Building, breaking, rebuilding,
Under the smoke, dust all over his mouth, laughing with white teeth,
Under the terrible burden of destiny laughing as a young man laughs,
Laughing even as an ignorant fighter laughs who has never lost a battle,
Bragging and laughing that under his wrist is the pulse, and under his ribs the heart of the people,
                   Laughing!

Laughing the stormy, husky, brawling laughter of Youth, half-naked, sweating, proud to be Hog Butcher, Tool Maker, Stacker of Wheat, Player with Railroads and Freight Handler to the Nation.



[Traducción]

Chicago

   Embutidora del mundo.
   productora de herramientas, apiladora de trigo,
   jugadora de ferrocarriles y transportadora de la nación;
   tempestuosa, áspera, alborotadora,
   ciudad de Hombros Anchos:

Ellos me dicen que eres malvada y yo les creo porque he visto a tus mujeres, pintadas bajo las lámparas de gas, atraer a los jóvenes granjeros.
Y me dicen que eres deshonesta y respondo: Sí, es verdad, he visto a los hombres armados matar y ser absueltos para matar de nuevo.  
Y me dicen que eres brutal y mi respuesta es: He visto las marcas del hambre excesiva en los rostros de las mujeres y los niños.
Y después de contestar esto, me vuelvo nuevamente hacia aquellos que se burlan de ésta mi ciudad, y les devuelvo el gesto, diciéndoles:
Vengan y muéstrenme otra ciudad que cante, con la cabeza levantada, tan orgullosa de estar viva y ser tosca, fuerte y astuta.
Lanzando maldiciones magnéticas en medio del esfuerzo que amontona trabajo sobre trabajo, aquí está un golpeador alto y atrevido establecido vívidamente contra las blandas ciudades pequeñas;
Feroz como un perro con la lengua impaciente por acción, astuto como picada salvaje contra la tierra inhabitada,
   destocado,
   cava,
   destroza,
   planea,
   construye, destruye, reconstruye,
Bajo el humo, polvo por toda su boca, riendo con blancos dientes,
bajo la carga terrible del destino riendo como ríe un muchacho,   
riendo como ríe un luchador ignorante que nunca ha perdido una pelea,
fanfarroneando y riendo porque bajo su muñeca late el pulso, y bajo sus costillas el corazón del pueblo,
                   ¡Riendo!


Riendo la tempestuosa, áspera, alborotadora risa de la juventud, sudando semidesnuda, orgullosa de ser la embutidora del mundo, la productora de herramientas, la apiladora de trigo, la jugadora de ferrocarriles y la transportadora de la nación. 








William Carlos Williams (1883-1963)



This Is Just To Say

I have eaten
the plums
that were in
the icebox

and which
you were probably
saving
for breakfast

Forgive me
they were delicious
so sweet
and so cold



[Traducción]

Esto es sólo para decir

Que me comí
las ciruelas
que estaban en
el congelador

y que
guardabas
probablemente
para el desayuno

Perdóname
estaban deliciosas
tan dulces
y tan frías








Anne Sexton (1928-1974)



For My Lover, Returning To His Wife

She is all there.
She was melted carefully down for you
and cast up from your childhood,
cast up from your one hundred favorite aggies.

She has always been there, my darling.
She is, in fact, exquisite.
Fireworks in the dull middle of February
and as real as a cast-iron pot.

Let’s face it, I have been momentary.
vA luxury. A bright red sloop in the harbor.
My hair rising like smoke from the car window.
Littleneck clams out of season.

She is more than that. She is your have to have,
has grown you your practical your tropical growth.
This is not an experiment. She is all harmony.

She sees to oars and oarlocks for the dinghy,
has placed wild flowers at the window at breakfast,
sat by the potter’s wheel at midday,
set forth three children under the moon,
three cherubs drawn by Michelangelo,

done this with her legs spread out
in the terrible months in the chapel.
If you glance up, the children are there
like delicate balloons resting on the ceiling.

She has also carried each one down the hall
after supper, their heads privately bent,
two legs protesting, person to person,
her face flushed with a song and their little sleep.

I give you back your heart.
I give you permission

for the fuse inside her, throbbing
angrily in the dirt, for the bitch in her
and the burying of her wound—
for the burying of her small red wound alive—

for the pale flickering flare under her ribs,
for the drunken sailor who waits in her left pulse,
for the mother’s knee, for the stocking,
for the garter belt, for the call—

the curious call
when you will burrow in arms and breasts
and tug at the orange ribbon in her hair
and answer the call, the curious call.

She is so naked and singular
She is the sum of yourself and your dream.
Climb her like a monument, step after step.
She is solid.

As for me, I am a watercolor.
I wash off.



[Traducción]

Para mi amante, quien regresa con su esposa

Toda ella está ahí.
Se derritió cuidadosamente por ti
y se fundió desde tu infancia,
fundida desde tus cien reliquias favoritas.

Ella siempre ha estado ahí, querido.
Es, en realidad, exquisita.
Fuegos artificiales en la desganada mitad de febrero
y tan real como una cacerola de hierro forjado.

Enfrentémoslo, he sido momentánea.
Un lujo. Un brillante balandro rojo en el puerto.
Mi cabello asciende como humo desde la ventanilla del auto.
Almejas fuera de temporada.

Ella es más que eso. Es tu tener que tener,
ha cultivado tu crecimiento práctico, tropical. 
No es un experimento. Ella es toda armonía.
Se ocupa de los remos y los escálamos del bote,

puso flores silvestres en la ventana para el desayuno,
se sentó ante el torno de alfarero al mediodía,
parió tres niños bajo la luna,
tres querubines dibujados por Miguel Ángel,

hizo esto con sus piernas separadas
en los meses terribles en la capilla.
Si levantas la vista, los niños están ahí
como globos frágiles contra el techo.

Ella también transportó a cada uno por el pasillo
después de la cena, sus cabezas inclinadas,
dos piernas protestan, de persona a persona,
su cara ruborizada por una canción y su pequeño sueño.

Te regreso tu corazón.
te doy permiso—

para el detonador que ella alberga, palpitando
furiosamente en la suciedad, para la perra en ella
y el entierro de su herida— 
para el entierro de su pequeña herida roja viva—

para la llama parpadeante que se aviva bajo sus costillas,
para el marinero ebrio que espera en su pulso izquierdo,
para la rodilla de madre, para la media,
para el liguero, para la llamada—

la curiosa llamada
cuando rebuscas en brazos y pechos
y tiras de la cinta naranja de su pelo
y respondes la llamada, la curiosa llamada.

Ella es tan desnuda y singular:
Es la suma de ti y de tu sueño.
Súbela como a un monumento, paso a paso.
Es sólida.

Yo, por mi parte, soy una acuarela.
Me despinto.





Menstruation at Forty

I was thinking of a son.
The womb is not a clock
nor a bell tolling,
but in the eleventh month of its life
I feel the November
of the body as well as of the calendar.
In two days it will be my birthday
and as always the earth is done with its harvest.  
This time I hunt for death,
the night I lean toward,
the night I want.  
Well then—
speak of it!
It was in the womb all along.

I was thinking of a son...  
You! The never acquired,
the never seeded or unfastened,  
you of the genitals I feared,
the stalk and the puppy’s breath.
Will I give you my eyes or his?
Will you be the David or the Susan?
(Those two names I picked and listened for.)
Can you be the man your fathers are—
the leg muscles from Michelangelo,
hands from Yugoslavia
somewhere the peasant, Slavic and determined,  
somewhere the survivor bulging with life—
and could it still be possible,  
all this with Susan’s eyes?

All this without you—  
two days gone in blood.
I myself will die without baptism,
a third daughter they didn’t bother.  
My death will come on my name day.  
What’s wrong with the name day?  
It’s only an angel of the sun.
Woman,
weaving a web over your own,
a thin and tangled poison.
Scorpio,
bad spider—
die!

My death from the wrists,
two name tags,
blood worn like a corsage
to bloom
one on the left and one on the right—
It’s a warm room,
the place of the blood.
Leave the door open on its hinges!

Two days for your death  
and two days until mine.

Love! That red disease—
year after year, David, you would make me wild!
David! Susan! David! David!
full and disheveled, hissing into the night,
never growing old,
waiting always for you on the porch...  
year after year,
my carrot, my cabbage,
I would have possessed you before all women,
calling your name,
calling you mine.



[Traducción]

Menstruación a los cuarenta

Yo pensaba en un hijo.
La matriz no es un reloj
ni una campana que repica,
pero en el undécimo mes de su vida
siento tanto el noviembre
del cuerpo como el del calendario.
En dos días será mi cumpleaños
y como siempre la tierra ha terminado su cosecha.
Esta ocasión cazo a la muerte,
la noche hacia la que me inclino,
la noche que quiero,
Entonces bien—
¡Habla de eso!
Estuvo en la matriz todo el tiempo.

Yo pensaba en un hijo...
¡Tú! El nunca adquirido,
el nunca germinado ni desabrochado,
tú, el de los genitales que temía,
el tallo y el aliento del cachorro.
¿Te daré mis ojos o los suyos?
¿Serás David o Susan?
(Esos dos nombres que escogí y atendí.)
¿Puedes ser el hombre que son tus padres—
los músculos de las piernas de Miguel Ángel,
las manos de Yugoslavia,
en algún lado el campesino, eslavo y resuelto,
en algún lado el superviviente, colmado de vida?
¿Y podría aún ser posible
todo esto con los ojos de Susan?

Todo esto sin ti—
dos días acabados en sangre.
Yo misma moriré sin bautizo,
la tercera hija que no les importó.
Mi muerte vendrá en mi onomástico.
¿Qué tiene de malo el onomástico?
Es sólo un ángel del sol.
Mujer,
tejiendo una red sobre ti mismo,
un veneno fino y enmarañado.
Escorpión,
Araña mala—
¡Muere!

Mi muerte desde las muñecas,
dos etiquetas con nombre,
sangre que luce como ramillete
para brotar
una en la izquierda y otra en la derecha—
Es un cuarto tibio,
el lugar de la sangre.
¡Deja la puerta abierta enteramente!

Dos días para tu muerte
y dos días hasta la mía.

¡Amor! Esa enfermedad roja—
¡año tras año, David, me volverías loca!
¡David! ¡Susan! ¡David! ¡David!
llena y desgreñada, siseando en la noche,
nunca envejeciendo,
esperando siempre por ti en el pórtico...
año tras año,
mi zanahoria, mi col,
te habría poseído antes que todas las mujeres,
llamándote por tu nombre,
llamándote mío.








Robert Bly (1926)



My Father At 85

His large ears hear
everything.
A hermit wakes
and sleeps
in a hut underneath
his gaunt cheeks.
His eyes blue,
alert, dis-
appointed and suspicious
complain
I do not bring him
the same sort of jokes
the nurses do.
He is a small bird
waiting to be fed,
mostly beak,
an eagle or a vulture
or the Pharoah's servant
just before death.
My arm on the bedrail
rests there,
relaxed, with new love.
All I know of the Troubadours
I bring
to this bed.
I do not want
or need
to be shamed
by him
any longer.
The general of shame
has discharged him
and left him in this
small provincial
Egyptian town.
If I do not wish
to shame him, then
why not
love him?
His long hands,
large, veined, capable,
can still retain
hold of what he wanted.
But is that
what he desired?
Some powerful
river of desire
goes on flowing
through him.
He never phrased
what he desired,
and I am
his son.



[Traducción]

Mi padre a los 85

Sus grandes orejas escuchan
todo.
Un ermitaño despierta
y duerme
en una choza bajo
sus mejillas demacradas.
Sus ojos azules,
alerta,-des
ilusionados y sospechosos
se quejan.
Yo no le llevo
el mismo tipo de bromas
que las enfermeras.
Él es un pajarito
prácticamente pico,
un águila o un buitre
o el sirviente del Faraón
justo antes de morir.
Mi brazo descansa sobre
el barandal de la cama,
relajado, con nuevo amor.
Todo cuanto sé de los Trovadores
lo llevo
hasta su cama.
No quiero
ni necesito
ser avergonzado
más
por él.
El general de la vergüenza
lo licenció
y lo dejó en este
pequeño pueblo
provincial egipcio.
Si no deseo
avergonzarlo, entonces
¿por qué no
amarlo?
Sus largas manos,
grandes, venosas, capaces,
aún pueden retener
y agarrar lo que quiso.
¿Pero es eso
lo que deseó?
Algún poderoso
río de deseo
que fluye
a través suyo.
Él nunca expresó
lo que deseaba,
y yo soy
su hijo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada