Bitácora de literatura: traducción de poesía, sátiras, poemas, fábulas, epístolas, epigramas, aforismos, crónicas, antologías...

lunes, 3 de diciembre de 2012

Tercetos dantescos a Casiano Basualto (Pablo Neruda) de Pablo de Rokha (1894-1968).



Para Daniel Rojas Pachas.









Fue hasta este año, el 2012, que supe de la existencia del poeta chileno, Pablo de Rokha, y como en otras ocasiones, el encuentro fue accidental.

Si bien buena parte de la obra poética de de Rokha dista mucho de la poesía de la que yo gusto, al menos estructuralmente hablando —versículos que parecen interminables—, presentí en él y su obra a un poeta con el que me sentí identificado inmediatamente.

Investigué un poco sobre él, y me enteré de que había sido el acérrimo rival del famosísimo Pablo Neruda.

Transcurrió el tiempo, y otros proyectos y autores hicieron que me olvidara de la selección y publicación de algunos poemas del autor.








Durante la 26 edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en el pabellón de Chile, país invitado, en la sección de poesía donde destacaban libros de Nicanor Parra, Gonzalo Rojas, Vicente Huidobro, Óscar Hahn, Pablo Neruda..., captó mi atención un librito intitulado Tercetos dantescos a Casiano Basualto del escritor Pablo de Rokha, publicado en 2007 por Ediciones Tácitas, y lo adquirí por 47 pesos mexicanos —un poco menos de tres euros.

Leí el “libelo”, y me fascinó, remitiéndome a mi cultura y su literatura: a las sátiras y epigramas inmisericordes de José Juan Tablada y Salvador Novo.

Se trata de una obra publicada originalmente en Santiago de Chile en 1966 por la Editorial Multitud —de la que el propio de Rokha fue fundador y director hasta su muerte—, remitida contra Neruda —hay que recordar que su nombre de nacimiento era Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto.

La sátira, al margen de la motivación de su autor, siempre muestra el revés de la realidad. Bajo esta premisa, estos tercetos permiten no sólo reconocer a de Rokha sino también descubrir otra perspectiva sobre la monstruosa figura —para bien, para mal— de Pablo Neruda, de cuya invectiva seguramente no gustarán aquellos que lo endiosan.

Fiel a la razón de ser de esta bitácora electrónica —así como a mi carácter—, cuyo objetivo es rescatar y dar a conocer autores no tan conocidos u olvidados, según sea el caso, en esta ocasión no sólo ofrezco esta obra extraordinaria de la poesía satírica, sino que también evoco el recuerdo de uno de los poetas más “desconcertadores” de la poesía en nuestro idioma.

Sea éste pues un pequeño, pero sentido homenaje a Pablo de Rokha.








Pablo de Rokha (1894-1968). Nació en Licantén, y se suicidó en Santiago de Chile. Fue un poeta chileno cuyo nombre verdadero era Carlos Díaz Loyola. Se le considera uno de los “cuatro grandes de la poesía chilena” junto a Gabriela Mistral, Vicente Huidobro y Pablo Neruda.

Fue un personaje controvertido, quien como polemista participó de encarnizadas disputas con Huidobro, y sobre todo, con Neruda, a quien exhibió en obras como los Tercetos dantescos a Casiano Basualto, Neruda y yo —los remito a cuatro fragmentos de este libro—, y Genio del pueblo.

Neruda publicó en 1938 en París, Aquí estoy, donde denunció las invectivas en su contra.

La enemistad de los poetas se debió más a cuestiones personales que a diferencias políticas —ambos eran miembros del Partido Comunista, y estalinistas declarados.

Se cuenta, por ejemplo, que “el amigo piedra” —otro pseudónimo de de Rokha— y Neruda estuvieron a punto de ser cuñados, pero el padre del primero no aceptó como yerno al hijo de un ferrocarrilero —ferroviario, como dirían en Chile. (Los Díaz, venidos a menos, apellido original del poeta, eran de origen aristocrático.)


Para ahondar en Pablo de Rokha y su obra, recomiendo ampliamente el sitio del escritor y profesor universitario peruano radicado en Chile, Daniel Rojas Pachas: “El amigo piedra”.








Tercetos dantescos a Casiano Basualto.

Gallipavo senil y cogotero
de una poesía sucia, de macacos,
tienes la panza hinchada de dinero.                                                                  3

Defeca en el portal de los maracos,
tu egolatría de imbécil famoso,
tal como en el chiquero los verracos.                                                               6

Llegas a ser hediondo de baboso,
y los tontos te llaman: ¡“gran podeta”!
en las alcobas de lo tenebroso.                                                                           9

Si fueras un andrajo de opereta,
y únicamente un pajarón flautista,
¡solo un par de patadas en la jeta!...                                                                  12

Pero tu índole sadomasoquista,
un tiburón de las cloacas suma
a la carroña del oportunista.                                                                              15

Y si eres infantil como la espuma,
eres absurdo Cacaseno oscuro,                                                                        
si el escribir con menstruación te abruma.                                                     18

Granburgués, te arrodillas junto al muro
del panteón de la Academia Sueca,
a mendigar... ¡dual amoral impuro!                                                                  21

Y emerge el delincuente hacia la pleca
de la carátula facinerosa,
que exhibe al sol la criadilla seca.                                                                      24

Astuto, ruin, tarado, voz gangosa,
saqueas a la U.R.S.S, envilecido,
con la tremenda mano estropajosa.                                                                  27

Flojo arribista, tonto y bien comido,
dijiste de este enorme pueblo ardiente:
“Chile, país de cafres”, ¡gran bandido!                                                              30

Eres la negra cabeza de puente
de la horrorosa corrupción burguesa
en el filo-marxismo decadente.                                                                          33

Ávido como pájaro de presa,
refleja tu persona a un mar de idiotas,
y es su retrato, en ti, lo que interesa.                                                               36

Por eso no caminas, y rebotas
contra la parte más noble y sufriente
de tu partido, y te ladran las botas.                                                                   39

¡Tú, el discriminador impenitente,
burócrata y plutócrata racista
que insulta a herida, a eterna, a heroica gente!...                                          42

Es que tienes costumbres de alquimista
de fiambrería, y es que estás vendido,
todo, al gran criminal imperialista.                                                                   45

La baba oscura del hampón, hundido
en la maldad oblicua del plagiario,
te chorrea del corazón podrido.                                                                          48

Y las pelotas del “estravagario”,
juegan al campeonato del canalla
en el gran orinal “crepusculario”.                                                                      51

Eres el “jefe” de una tal morralla,
tan desleal como todo cobarde,
y mereces escupos, no metralla.                                                                        54

Calumniador e infamador, tu alarde
de apropiarte de un muerto es de demente,
que se ahoga en los mares de la tarde.                                                             57

Abominando del hombre valiente,
echas en cara la desgracia humana,
y, al insultar, muestras la bestia ingente.                                                        60

¡Es tan abyecta tu actitud marrana
y es tan de amoral tu ejecutoria...
¡debiste ser hijo de puto y rana!...                                                                     63

Chillas por eso pidiendo euforia
necio-anormal de “un puntapie en el culo”,
y el ser pro-imperialista es tu victoria.                                                             66

Tu condición de Judas y de Chulo,
corrompe con dinero mal habido,
y a quien explotas, lo declaras nulo.                                                                 69

Tu verso inmoral se ha “enriquecido”
de un mil de pederastas de prontuario:
cantas por paga, en tu rabel transido.                                                               72

Estafándola, alzando su calvario,
a aquella fiel humilde “hormiguita”,
formas la roña del prostibulario.                                                                       75

Por tu gran colección hermafrodita
sin que falte una loca Concha sola,
la Reacción mundial te felicita.                                                                          78

Lamiendo por debajo de la cola
al ladrón del Viet Nam, al asesino,
eres el héroe de la coca-cola.                                                                               81

Gran comensal del Wall Street ladino
miras a Cuba como los gusanos,
y su martirio te importa un comino.                                                                84

Tu comunismo es farsa de Casi-Anos
emputecidos y escandalosos,
que venden, como reses, sus hermanos.                                                          87

Ceñido de mugrientos y roñosos,
tinterillo de latifundistas,
yo te comparo a los perros tiñosos.                                                                   90

Defiendes, pisoteando comunistas,
a los patrones contra los peones,
y los dueños de fundo son tus pistas.                                                                93

Ladroneando, eres tú flor de bribones,
y como vives de seres dudosos,
auspicias guardaespaldas maricones.                                                                96

Insultador de héroes grandiosos,
como Mao Tse-tung y su Partido,
entregas sangre ajena a los golosos.                                                                  99

Tu “pedosita” es pacotilla, herido
de vanidad aneja de ramera,
“gozas” de “fama”, pero estás vencido.                                                              102

A la siniestra mafia aventurera
de la chacota en la literatura
tu camarilla le dio pedorrera.                                                                             105

¡Oh! mixtificador, tu sinecura
de atorrante político, “escruchante”
poético, es un tarro de basura.                                                                           108

Engañas a “las musas”, y el cantante
de prostíbulo que hay en tus muletas,
en las ideas es un comerciante.                                                                         111

Sodomitas, rufianes, proxenetas,
pacotilleros y filibusteros,
te corretean entre cuchufletas.                                                                          114

Bohemio y metafísico, en usleros
de material confuso estas sentado,
como en grandes divanes de braseros.                                                             117

De “Derecha” y de “Izquierda” te has timbrado
y oscilas de entre alones y loyolas,
manoseando para lado y lado.                                                                            120

Como te arrastran las sesenta bolas
de las antologías criminales,
te balanceas en las carambolas.                                                                         123

Un rebuzno mundial de homosexuales,                                                                           
monta la máquina cosmopolita
de tus negocios internacionales.                                                                       126

Y hasta el cura pronazi aranedita
llorando se arremanga las polleras
en honor de tu gran guata “bendita”.                                                               129

Yegua de arreo, riega las praderas
de la bohemia tu meada de piojo
funeral, corroído de goteras.                                                                              132

Los de Hernanes, el negro y el rojo,
son los sucios eunucos amarillos
de tu harem: Cardenal y Matapiojo.                                                                  135

Ellos te chupan de los calzoncillos
la bazofia, con lengua de lacayos:
pían sin pico, aunque son pajarillos.                                                                 138

Tal como dos esclavos, dos cipayos
enmascarados en su podredumbre,
sirvientes del verdugo y papagayos.                                                                   141

Los “capos” de la antigua servidumbre
te abandonaron por ingrato e inmundo,
como a un cuchillo mordido de herrumbre.                                                   144

Hoy por hoy, solo, en el hoyo del mundo,
chillas y gritas, espantosamente,
lo mismo que un zapato moribundo.                                                               147

Y aunque manchas tu patria, impunemente,
contrabandeando éxito por mérito,
te escupe un gran gargajo frente a frente.                                                       150

Vendido a Norteamérica, el pretérito
de tus engaños al proletariado,
da vuelta la chaqueta al benemérito.                                                                153

Traidor y desertor calificado,
te burlaste de los trabajadores
yendo de negociado en negociado.                                                                    156

Tu frenesí es corruptor de menores
intelectuales, “regolucionario”
a lo Mansilla, “Rey” de embaucadores.                                                             159

“La araña negra” y “el patibulario”,
te llamó Juan de Luigi, al cual echabas
en cara la ceguera... ¡oh!, mal corsario.                                                            162

Telarañoso y mercantil, alabas
lo que negaste, como equilibrista,
y al Premio Nobel lo llenas de babas.                                                               165

De país en país, gran arribista,
tu gonorrea literaria has ido
vendiendo como egregio pendolista.                                                                 168

Tu “reconciliación” de forajido
con el imperialismo, es lo más lógico:
se van de corrompido a corrompido.                                                                 171

Como un bruto o eunuco patológico
estás sobre las clases defecando,
y a tu estiércol lo estimas antológico.                                                               174

Un viejo perro muerto anda aullando
en tus quejidos de gran roña ahíta
y, al vomitar, te vas desintegrando...                                                                 177

Toda tu obra mal robada, imita:
“Macchu-Picchu” es Ramponi, el argentino,
a quien plagiaste su “Piedra Infinita”.                                                              180

Tagore, Baudelaire, Vallejo, (vino
y mito), te encubren, y te aterra
haber transado tu alma de cochino.                                                                  183

El fusil colonial de Inglaterra
entre biblias y whiskyes y serpientes
engendró “Residencia en la Tierra”.                                                                 186

Si hablando a gentes proletarias, mientes,
mientes cantando y llorando y, mintiendo,
mientes a delincuentes y a inocentes.                                                              189

Como lo heroico no lo estás viviendo,
tú frenas la potencia de las masas
con tu veneno “poético” horrendo.                                                                   192

Por tus siete maletas, sobrepasas
el equipaje multimillonario,
cuando el botín repleta tus tres casas.                                                              195

A alguna menopáusica de acuario,
“tu Farewell”, ¡de Blomberg!, le produjo
alteraciones en su calendario.                                                                            198

Sabat Ercasty te dejó con pujo
sangriento, y “El Hondero Entusiasta”,
es la baraja y el moco del brujo.                                                                         201

Siendo un feto, te das de iconoclasta,
y a mí me has estafado desde el nombre
a esta línea de fuego, que te aplasta.                                                                 204

No eres un hombre pobre, un pobre hombre
condecorado como a un espía
del anticomunismo, cobre a cobre.                                                                   207

“Punta de lanza” de la porquería
capitalista, porque no batallas,
en la agonía de la burguesía.                                                                              210

Ni Trujillo agregó a tantas medallas
tanta asquerosa maldad engañosa,
y “Chapitas” fue ejemplo de canallas.                                                               213

El gran oficialismo es tu ruidosa
pantalla, adulas a cualquier Gobierno
y le cambias por plata, verso o prosa.                                                                216

“Gran mal poeta”, (engendro del infierno),
te llamó Juan Ramón en “Españoles
de Tres Mundos”, Caín de más de un cuerno.                                                219

¡Y tú, coleccionando caracoles
o mascarones en que te defines!...
“Radio La Habana” baleó tus controles...                                                        222

Entre los más rosados querubines,
te “canonizarán” de comunista
con la trompeta de los malandrines.                                                                225

Un Belaúnde pronacifascista
y asesinador de guerrilleros,
coronó tu cinismo de pancista.                                                                          228

Como a chancha “matada”, los culeros
te lastiman el lomo y las berijas,
(dos instrumentos de los marulleros).                                                            231

Es decir, las ambiguas sabandijas
de la retorica y de la poética,
ya sólo en los sobacos las prohijas.                                                                   234

Porque como eres “loco” de la estética
y el robot parroquial de un clan idiota,
hasta tus cómplices piden genética.                                                                  237

¿Tú revolucionario? La pelota
del trotzkismo te cuelga del hocico,
enmascarándote. Y Lenin te azota.                                                                   240

Con tu conducta de sapo y de mico
ofendes a la inmensa clase obrera,
y a costillas del pueblo eres tan rico.                                                                243

Además, el Pentágono reitera
en dólares sonantes y contantes,
su amor a la canalla aventurera.                                                                       246

Y la CIA procura resonantes
éxitos al carajo “bien portado”
y condecoraciones y diamantes,                                                                        249

y un horrendo esplendor prefabricado
y queso y pan y vino, todo de oro,
y los disfraces del enmascarado,                                                                        252

la gritería universal, el toro
de cartón rojo, el Caballo de Troya,
la gran máquina-jaula para el loro.                                                                   255

Turbia gran bruja macabra de Goya
es tu aflicción de “Toribio Gallina,
el Naufrago”, colgando de una bo... ya.                                                             258

A tu “realismo” échale formalina
en el tronco esencial de la macana,
porque muestra su lengua femenina.                                                               261

La épica social americana
la escribo yo, rugiendo pueblo adentro,
con mi pluma-fusil, (gran hacha humana).                                                     264

Y tu canción de amor es epicentro
de mistificadores, y bolina
de maricas, con punto y como al centro.                                                         267

Lo bautizaste como “Guillermina”
al “Mascarón”, que oculta tus “apremios”
de bailarín de la Tía Carlina.                                                                              270

Y si aún deseas premios y más premios,
te ofrezco el premio a la sirvengüenzura
colosal y feroz de los bohemios,                                                                        
que se cavan la propia sepultura:
no importas tu, ¡importa tu impostura!...                                                        275







NOTAS:

Para estas referencias me he valido de las notas al pie de página de la edición referida, y proyectada por Miguel Naranjo Ríos, las cuales transcribo textualmente y entre comillas, y que me sirvieron como punto de partida en la investigación propia:


49 Alusión al poemario nerudiano Estravagario (1958).

51 Se refiere a Crepusculario, publicado en 1923, cuyos poemas se escribieron entre 1919 y el año de la publicación.

65 Este verso aparece en la última estrofa de “Laringe”, poema perteneciente al referido Estravagario de 1958:



Si les digo que sufrí mucho,
que quería al fin el misterio,
que Nuestro Señor y Señora
me esperaban en su palmera,
si les digo mi desencanto,
y que la angustia me devora
de no tener muerte cercana,
si digo como la gallina
que muero porque no muero
dénme un puntapié en el culo
como castigo a un mentiroso.



74 “Hormiguita” es la pintora y grabadora argentino-chilena, Delia de Carril, quien fue la segunda esposa de Neruda. Se casaron en México en 1943, pero dicho matrimonio no fue reconocido por la justicia chilena debido a que su divorcio de “Maruca”,  María Antonia Hagenaar, su primera mujer, fue declarado ilegal.

77 “¿Alude a Edmundo Concha, criticastro y tránsfuga del marxismo-leninismo?”

119 “Se refiere a Hernán Díaz Arrieta —‘Alone’— y a Hernán Loyola, ‘crítico’ (?) de ‘El Siglo’?...”

Hernán Díaz Arrieta (1891-1984), más conocido como “Alone”, es considerado el crítico literario chileno más influyente del siglo XX, a partir de su “Crónica Literaria”, primero en La Nación y después en El Mercurio (1939-1978). Se dice incluso que Díaz Arrieta habría financiado la primera edición del Crepusculario de Pablo Neruda.

Luis Hernán Loyola Guerra (1930). Especialista en la obra nerudiana, quien fungió de 1955 a 1965 como cronista literario del diario El Siglo de Santiago.

127 “¿El Rev. P. Fidel Araneda Bravo?”

Fidel Araneda Bravo (1906-1992) Sacerdote, escritor, académico y profesor chileno, autor de numerosos libros de historia eclesiástica.

133 “¿Hernán Díaz Arrieta y Hernán Loyola?”

179-180 Alusión a “Alturas de Macchu Picchu”, sección del libro Canto General de Neruda, publicado en 1950 y compuesto durante la década de los cuarenta.

Jorge Enrique Ramponi (1907-1977), poeta argentino, autor de Piedra infinita (1942).

186 Residencia en la Tierra, poemario escrito por Neruda entre 1925 y 1935, publicado el último año en Madrid.

197 Alusión irónica a uno de los poemas más célebres de Neruda: Farewell.

199 Carlos Sarbat Ercasty (1887-1982), poeta uruguayo.

200 El hondero entusiasta, poemario que data de 1933.

218 El poeta español, Juan Ramón Jiménez.

269 “¿Alusión al ‘Mascarón de Proa’ que adquirió Pablo Neruda en el Perú, para sus colecciones de antigüedades, y ‘cosas raras’?...”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada